domingo, 18 de julio de 2010

¿Quién es el médico?

El médico es el profesional al que llamamos para que confirme el diagnóstico que previamente nos hemos hecho y entonces…
  • Si coincide con nosotros, nos preguntamos para qué hemos ido; si no coincide, dudamos de su opinión.
  • Si nos receta, pensamos que es mejor que el organismo se defienda solo. Si no nos receta, pensamos que cómo nos vamos a curar.
  • Cuando nos curamos, nos orgullecemos de nuestra naturaleza. Cuando empeoramos, nos quejamos de la torpeza del médico.
  • Si el médico es joven, decimos que no puede tener experiencia. Si es viejo, que no debe estar actualizado.
  • Si sabemos que tiene vida social, pensamos que no utiliza el tiempo para estudiar. Si no se relaciona, que está aislado, que desconoce la vida.
  • Si se viste bien, que quiere nuestro dinero para lujos. Si se viste mal, que no trabaja porque no sabe nada.
  • Si nos cita para revisiones varias veces, pensamos que lo hace porque quiere aumentar sus honorarios. Si cita poco, que abandona al enfermo.
  • Si nos explica lo que tenemos, que nos quiere sugestionar. Si no nos explica, que no nos considera suficientemente inteligentes para entenderlo.
  • Si nos atiende enseguida, creemos que no tiene pacientes. Si nos hace esperar, que no tiene método.
  • Si nos da el diagnóstico de inmediato, que nuestro caso es fácil. Si tarda en dárnoslo, que carece de ojo clínico.
Así pues... el médico es el máximo pretexto de nuestra disconformidad.

Editado 4-8-10:
El texto se atribuye al pediatra argentino Florencio Escardó.
Share/Bookmark

2 comentarios:

Alfonso dijo...

Wellcome back! te echábamos de menos.

saname dijo...

Gracias por el recibimiento.

Perdón por el retrado en contestarte, pero no sé que ha pasado y no me ha entrado el correo que me avisa de los comentarios. Lo acabo de ver por casualidad al poner una entrada nueva.

Saludos.
Iñaki.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...